1. La Fachada.

La fachada es la parte frontal de un establecimiento y en ella podemos diferenciar entre rótulos, la entrada, el escaparate, etc.
Se puede considerar la fachada cómo una parte importante del establecimiento, ya que podemos reflejar en ella la imagen que queramos transmitir al cliente y es también una forma de atraer a los nuevos clientes.

El rótulo es una señal que podemos utilizar para mostrar el nombre de nuestro establecimiento, puede ser pintado, de neón, impreso, etc.
Para que el rótulo pueda ayudarnos a atraer clientes ha de ser llamativo, destacar por encima de los demás.

Las puertas deberán hacerse con mucha precisión, ya que también es un factor importante para el establecimiento.
La existencia de dos ó más puertas puede incrementar el paso de clientes, pero puede incrementar a su vez el número de robos por no poder controlar ambas entradas al mismo tiempo.

Podemos encontrar distintos tipos de tiendas, por ejemplo: giratorias, automáticas, de empujar y tirar, etc.
También deberemos tener en cuenta el tipo de acceso, ya que si éste es demasiado estrecho el cliente puede sentirse incómodo si no hay espacio suficiente para entrar en la tienda.

Como conclusión, puedo decir que, la fachada ha de ser diferente, llamativa, dentro de un entorno donde esté instalado el establecimiento. Un buen escaparate, bien diseñado y colocado, también es una gran ayuda para atraer a los clientes.


 imagesCAU9ED25.jpg

escaparate1.jpg